Su primer peluche.

P1050274

Cada bebé tiene su historia y parte de su historia la forma su primer peluche. Recuerdo que antes de que Haizea naciese y con lo ilusionados que estábamos su amatxu y yo, imagino que como la mayoría de los padres, le íbamos comprado cositas. Que si unos bodies, que si unos pijamitas….y también su primer peluche, que no fué otro que un elefante manta.

Habíamos leído y también nos habían comentado que era recomendable que su amatxu durmiese con el peluche para que poco a poco lo fuese impregnando de su olor y de esta forma cuando Haizea lo oliese le haría sentirse segura y sería más fácil que durmiese en la cuna. Esto no funciona siempre y para muestra nuestra hija no se dejaba engañar, vas a comparar a su amatxu con un peluche…anda ya!!

Aún así es recomendable intentarlo por si funciona, además tambié deberían hacerlos los padres puesto que el bebé percibe la protección por parte de ambos progenitores. Un peluche con el olor de su ama y otro con el de su aita.

Bien retomando el tema, nosotros le elegimos su primer peluche con mucha ilusión pero Haizea hizo su elección propia. Un día fuimos a la farmacia a recoger una vacuna que le tenían que poner y una amiga que trabaja allí la regalo un pingüino de peluche.

Madre mía que excitación nada más verlo, le pegó unos achuchones, unos mordiscos y unos meneos que nos quedamos alucinados. Haizea no dejaba su pingüino ni a sol ni a sombra, con él al fin del mundo, eso sí sin él no había forma de ir a ningún sitio sin oír su llanto contínuo.

P1050268P1050270

Así que comprobando que salíamos de casa con el pingüino todo iba estupendamente pero claro con tanto trajín el pobre peluche ya presentaba signos de desgaste y lesiones debido al uso intensivo por parte de Haizea. Esto nos hizo regresar a la farmacia y preguntarles que había que comprar para conseguir otro pingüino y en ese preciso instante apareció por allí la ley del tal Murphy ese, que por cierto cada día me cae peor el tío, y nos dijeron que no les quedaba ninguno. Yo no nos ví las caras pero debimos poner un careto  de asustar porque se ofrecieron automáticamente a llamar al almacén y al laboratorio de la empresa que los regalaba a ver disponían de alguno. Con los dedos cruzados estuvimos esperando una llamada de la farmacia que nos dijese que podíamos ir a recoger el peluche y afortunadamente aumento la familia, pero no con un pingüino más sino con dos. Otra amiga que trabaja en otra farmacia se había enterado de nuestro problema y nos consiguió otro peluche.

P1050265

Desde aquí Lorena y Vero, muchísimas gracias!!!!

Un consejo si veis que vuestro bebé tiene especial predilección por un peluche, comprar otro de reserva, seguro que disfrutaréis de más tranquilidad si se le pierde o si hay que retirarlo por su mal estado.

Anuncios

2 comentarios en “Su primer peluche.

  1. Está claro que el peluche favorito lo eligen ellos. Y cuanto más feo y potroso, más posibilidades tiene de ser ese EL ELEGIDO.
    Al menos esa ha sido mi experiencia con los dos que tengo.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s