Navidades caóticas

IMG_20131231_190651-1De todos los tipos de navidades que existen, este año me ha tocado la caótica por lo que apenas he disfrutado de ellas y casi no he podido aprovechar las vacaciones blancas para hacer esas cosas que vas post poniendo por falta de tiempo cuando estás trabajando.

Os voy a enumerar los sucesos que han creado el caos en mis navidades:

Para empezar y no siendo nada exclusivo ni personal ni intransferible la gripe hizo presencia en mi hogar, empezó por Haizea que estuvo unos días papucha pero se recuperó de forma maravillosa, ya sabemos como son los niños. Después le tocó a Natalia que estuvo baldada por la fiebre y seguido me tocó a mí que estuve 2 días que como sino estuviese. Simplemente como en la mayoría de los hogares del mundo, eso sí aún no estamos recuperados del todo pero ya podemos hacer vida “normal” o lo que es lo mismo currar!

Seguido Ander, mi sobrino pequeño que con sus recién cumplidos 2 años estubo ingresado en el hospital buena parte de las navidades, nochebuena y navidad incluidas. Los médicos atribuían sus síntomas a un virus que le produjo una neumonía atípica, así que estuvo con fiebre muchos días, le pusieron una vía para alimentarlo porque no quería comer, etc… Sus padres, los abuelos y demás familia nos llevamos un susto morrocotudo, ya os imaginareis. El caso es que ya está mejor, a ver si pronto ya está jugando y dando guerra a tope.

Como penúltimo percance tuvimos  la mala fortuna de sufrir un incendio en casa. Menudo es un susto de esos que no se olvidan fácilmente, sobre todo en estas fechas tan marcadas. Cuando lo ves en la tele parecen cosas lejanas pero nada más lejos de la realidad. En nuestro caso una simple vela con vaso de cristal,  de las que venden en el ikea, no sabemos cómo ha pasado pero bueno al final ha quedado en un mal menor. Lo peor es que te pones a pensar lo que podría haber pasado con Haizea en casa y ufff!! Se me pone la carne de gallina. De este susto he aprendido 2 cosas, cuidado con las velas y que la inocencia de un niño es una de las cosas más bonitas del ser humano. Mientras Natalia y yo intentábamos apagar las llamas, Haizea se reía a carcajadas.

Por último y para finalizar el año el día 31 se nos averío la caldera mientras Natalia y Haizea estaban duchándose tuvieron que aclararse con agua fría así que imaginaros que buen humor las entró, sobre todo a la madre.

Afortunadamente ya hemos dejado atrás el 2013 que particularmente me ha dado mucha guerra pero que en general me ha dado la sensación de que no ha sido un buen año para mucha gente de mi entorno. Ahora ya es momento de afrontar este nuevo año que estamos encarando y que nos depara muchas sorpresas, veremos si buenas o malas.

Un cariñoso abrazo para todos los que habéis pasado unas felices navidades y un besazo enorme para los que no habéis tenido esa suerte. Os deseo lo mejor para este 2014 a todos!!

Anuncios

3 comentarios en “Navidades caóticas

  1. a pesar de que este año haya podido ser mejor o peor saco una cosa buena el haberos conocido a tí y a natalia y por supuestísimo a haizea seguro que este año nos esperan muchas experiencias buenas y divertidas juntos un besazo

    • Por supuesto Soraya, todas las experiencias son enriquecedoras, sobre todo las malas entre otras cosas porque te hacen valorar todo lo bueno que tienes a tu lado.

  2. Pingback: Navidades, regalos e ilusión. | Hazañas y patrañas de un padre en prácticas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s