Comportamiento ecológico (I)

290958364_f81d1ccb3f_z

Desde que tengo uso de razón he tenido mucho respeto y admiración por la naturaleza. Siempre he tenido mucho contacto con ella de diferentes formas, bien disfrutando de un día de playa, de pesca o haciendo deporte. Y recuerdo desde pequeñito que mi padre siempre llevaba una bolsa de plástico plegada en el bolsillo, “nunca se sabe que te puedes encontrar” y razón no le faltaba, aunque quizás se refería más a encontrar caracoles o  un setal. Lo cierto es que recuerdo que en muchas ocasiones acabábamos llenando la bolsa con basura que nos íbamos encontrando por el camino.

Hubo una época, sobre los 5 años, que cuando llegaban las vacaciones pasábamos todo el mes en una playa en cantabria, disfrutábamos de la playa entresemana pero el fin de semana, al igual que todas las playas imagino se masificaba. Era una playa grande con lo cual seguíamos disfrutando del mar, la arena, etc… Pero cuando llegaba el domingo, a última hora de la tarde, la playa, se quedaba vacía de personas pero llena de bolsas de plástico, latas, servilletas, vasos de plástico y un largo etcétera. Es una estampa que se me grabó en el cerebro a fuego. Me indignaba y me entristecía a partes iguales ver como la gente arrasaba con un paisaje espectacular, sin valorarlo siquiera. El lunes durante todo el día nos dedicábamos a recoger toda aquella basura y llevarla a los contenedores, al principio mis padres y yo, después cada vez más gente de la que disfrutaba permanentemente la playa se unían a recoger con nosotros. Hablaban y cambiaban impresiones con mis padres, yo era un crío y pasaba de conversaciones serias jejeje!!!

Así año tras año, verano tras verano, y cada vez era más gente la que se preocupaba por que la playa estuviese limpia, me siento orgulloso de haber formado parte de aquellas personas que se organizaron para hacer lo correcto y porque me enseñaron que para hacer lo correcto solo es necesario comenzar a hacerlo, lo demás viene solo.

Te he contado esta anécdota de mi vida porque en muchas ocasiones cuando llevamos a nuestros hijos e hijas a los parques y están sucios nos quejamos por ello pero lo dejamos como está, en muchos casos nuestros pequeños juegan teniendo la basura al lado con lo fácil y sobretodo útil que es recogerlo y tirarlo a la papelera.

Hoy solo serás tú el que lo recoje, mañana ya no estarás solo.

Foto: Parque do Ibirapuera por tadeupereira Bajo licencia de atribución creative commons.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s