¿Qué es un banco de leche? ¿Para qué sirve?

banco_leche_materna

Como yo te comenté en el post 7 imprescindibles para la crianza de tu bebe hoy te voy a hablar de qué es y para qué sirve un banco de leche materna. Por norma general, si no hay ningún problema que lo impida la mayoría de las medres optan por alimentar a sus bebés con leche materna. La organización mundial de la salud (OMS) recomienda que los primeros 6 meses de vida los lactantes se alimenten exclusivamente de leche materna para lograr un crecimiento, un desarrollo y una salud óptimos. Pero, ¿qué ocurre cuando te tienes que reincorporar a tu puesto de trabajo antes de que finalicen esos 6 meses? No olvidemos que en España el permiso de maternidad es de 16 semanas (casi 4 meses) ¿Qué podemos hacer esos 2 meses restantes?

Para poder alimentar a nuestro bebé durante esos 2 meses tenemos derecho al permiso de lactancia y podemos disfrutarlo hasta que nuestro bebé cumpla 9 meses. Este permiso consiste en que disponemos de 1 hora diaria que podemos partir en 2 medias horas para alimentar a nuestro bebé. No se puede disfrutar al inicio o al final de la jornada porque eso supondría una reducción de jornada. Por lo tanto si tu lugar de trabajo  tu domicilio están cerca o si quien está al cuidado de tu bebé lo puede acercar a tu trabajo para que le puedas alimentar esta puede ser tu solución.

En caso de que no sea así o que quieras complementar su alimentación con más tomas tendrás que crear un banco de leche. ¿En qué consiste? ¿Cómo hacerlo?

Un banco de leche es un almacén de leche materna embolsada, etiquetada y congelada para poder alimentar al bebé con leche materna en ausencia de la madre. Para poder crear un banco de leche necesitamos 3 cosas:

  • Un espacio en el congelador destinado al almacenamiento de las bolsas.
  • Bolsas estancas donde depositaremos la leche recién extraída del pecho.
  • Un extractor, preferiblemente eléctrico, con el que extraer la leche después de que el bebé se haya saciado.

Tenemos que almacenar las bolsas con la fecha de cuando las congelamos y debemos tener en cuenta que los bebés a medida que crecen necesitan más alimento. Lo cual quiere decir que las bolsas deben tener cantidades menores al principio y mayores a medida que vaya creciendo. De todas formas no te preocupes porque también puedes combinar el contenido de distintas bolsas para sumar la cantidad que le corresponde para la toma.

En mi opinión crear un banco de leche es muy recomendable por varias razones:

  • La presencia de la madre deja de ser obligatoria en todas las tomas por lo que la permite desconectar y alejar el complejo de “vaca lechera”. Puede dedicarse ese tiempo a ella misma o simplemente a descansar.
  • El padre puede involucrarse de una forma más activa en la lactancia, gestionando el banco de leche y ocupándose de las tomas de descanso para su pareja.
  • Y sobre todo porque permite que la pareja pueda tomarse un tiempo para ellos con la tranquilidad de que la alimentación de su bebé sigue siendo de leche materna.

Te recomiendo que lo consultes con tu matrón o matrona y que te informes si en tu centro de salud imparten clases de lactancia.

Como ya sabes, estaré encantado de ayudarte en cualquier duda que tengas, deja tu duda en los comentarios y trataré de ayudarte a resolverla.

Foto: www.dra-amalia-arce.com

Anuncios

Tener un bebé no es tan bonito como pensaba

Bebé caos

Con la llegada de un bebé, tú vida cambia por completo. Desde la ausencia de tiempo para uno mismo hasta las preocupaciones por cuidar lo mejor posible de nuestro bebé existen muchas más cosas. Hablemos de ellas.

El bebé es el centro del universo. Todo lo que no esté relacionado con directamente con él pasa a un segundo plano. Nuestro descanso se reduce al mínimo para sobrevivir, el tiempo libre se esfuma por completo, poder disfrutar de una noche de pasión se convierte en un anhelado deseo que cada vez vemos más imposible.

Pues bien, esta actitud no es sana ni para el bebé, ni para ti, ni para tu relación de pareja. Con esa actitud no eres mejor padre ni mejor madre, lo único que estáis logrando es que vuestra irritabilidad aumente y que os sintáis decepcionados con la situación desembocando en discusiones que acaba sufriendo el bebé, esa personita que tanto queréis cuidar.

Si preguntas a tu ginecólogo o matrón seguro que te dice que la mayoría de las parejas se quejan de esa falta de tiempo, que el bebé les absorbe tanto que no tienen tiempo para nada más. ¿Te sientes identificado? Los ginecólogos, matrones y demás personal sanitario  relacionado con la crianza recomiendan que las parejas busquen la forma de poder reservar un tiempo para ellas mismas. Esa es la única solución para que la situación no nos desborde, dedicar un poco de tiempo a la relación de pareja.

Así que ya sabes, es el momento de que entren en escena los abuelos, padrinos, tíos y demás personas que adoran al bebé para que arrimen el hombro e intensifiquen su relación y dedicación al bebé. Deja de lado el pensamiento de “es mi bebé y yo tengo que cuidarlo”, este pensamiento es común a la mayoría de las parejas que se estrenan en la paternidad/maternidad pero es absurdo. Tened en cuenta que esas personas están dispuestas a cuidar del bebé por dos razones muy importantes. Quieren con locura a vuestro bebé y os quieren a vosotros. Cuanto mejor estéis vosotros mejor cuidareis del bebé y eso les revierte a ellos. Probad y veréis como desearán repetir.

Dejaos ayudar. Podéis probar la primera vez desde la tarde hasta el día siguiente para quitar el miedo y comprobar que tal se da la situación y así eliminar esos nervios absurdos porqué si tu madre cuidó de ti perfectamente no creerás que no cuidará igual de bien o mejor de tu bebé.

Dicen que el diablo sabe más por viejo que por diablo así que espero que os haya gustado este post y lo pongáis en práctica, notareis que todo fluirá mejor.

Foto: @GuentherPhotos

Deporte Rural Vasco – Primera entrega.

barrenadores35

Hace tiempo en una entrega del Miércoles Mudo de naturalmentemama os mostré una foto de una escultura homenaje a los barrenadores llamados harri zulaketariak en euskera.

Según hice click en publicar me dije: ostras! y ¿por qué no publico sobre deportes rurales vascos? Es una buena forma de darlos a conocer y además de aprender sobre ellos porque no creáis que todos son muy conocidos.

Así que dicho y hecho hoy os voy a hablar de los harri zulaketariak, harri significa piedra y zulaketaria el que hace agujeros (-k es el plural).

El origen de los barrenadores parte en las canteras, los barrenadores realizaban los agujeros para introducir los explosivos con los que se realizaban las voladuras. Para realizar los agujeros se golpeaba repetidamente de forma manual en la roca con una barrena hasta conseguir la profundidad necesaria para ubicar el explosivo. Las barrenas son unas barras de acero de 2 metros de longitud con los extremos afilados y de unos 10 kilos de peso aproximadamente.

Este oficio desapareció como tal con la llegada de maquinaria, martillos hidráulicos, etc… hasta el 3 de octubre de 1998 día en el que se celebró la primera prueba de barrenadores en el municipio de Ortuella. Ese fué el primer paso de muchos que han llevado a este deporte a la situación actual en el que existe una liga en Bizkaia en la que participan 8 equipos de uno de los cuales sus integrantes son féminas, además de realizar pruebas de exhibición en muchísimos pueblos durante las fiestas. Actualmente se celebra una liga vasca gracias a la difusión de este deporte en gipuzkoa con un único equipo de Hondarribia, precisamente son los actuales campeones.

La competición consiste en realizar agujeros de 10 cms de profundidad en 30 minutos entre 3 participantes de cada equipo. Si el último agujero no se completa se mide y se suman los centímetros perforados

Aquí os dejo algún enlace donde podéis informaros más sobre su historia  por si os interesa saber más sobre este deporte tradicional vasco.

www.harrizulatzaileak.net

Foto: www.tortajadanieto.com

7 imprescindibles para la crianza de tu bebé

 

Hace unos días te conté mis 7 objetos prescindibles para la crianza de tu bebé si te lo perdiste puedes verlo aquí. Pues bien hoy te voy a decir los 7 que considero imprescindibles según mi experiencia.

Habitación bebe

Comencemos:

En primer lugar, la mochila portabebés o el fular. Cualquiera de los dos es 100% recomendable. Yo tengo los dos y he utilizado muchísimo ambos. Te salvan la vida cuando vas a la playa, al monte o a lugares que se abarrotan de gente como por ejemplo mercadillos o ferias medievales donde transitar con el carro o la silla de bebé resulta molesto para ti y para los demás.

En segundo lugar, el termómetro para el baño. Aunque puedes ver si el agua para el baño de tu bebé está a buena temperatura con el método del codo, como hacían nuestras madres y abuelas, yo siempre he preferido el termómetro más que nada por tranquilidad.

En tercer lugar, la trona de viaje. Si eres de las personas que no estás dispuesto a renunciar a viajar por tu paternidad/maternidad te recomiendo que te hagas con una trona portable para silla que además de hacer de trona tienen un compartimento donde puedes guardar el babero y la comida. Aquí puedes ver algunas.

En cuarto lugar, el cojín de lactancia. Es comodísimo, permite mantener una postura más correcta y cómoda mientras se le da el pecho o el biberón. Además se puede utilizar para que el bebé no se gire mientras duerme por ejemplo en tu cama o en el sofá pudiendo disfrutar de un descanso más tranquilo.

En quinto lugar, silla de seguridad para el coche. Sé por experiencia que la seguridad de tu bebé no tiene precio y por lo tanto no hay que escatimar pero como dicen nuestras abuelas “lo más caro no siempre es lo mejor”. Te recomiendo que te informes y que además de la seguridad tengas en cuenta la facilidad de instalación y si te permite dar el pecho sin detener la marcha del vehículo. Si tu bebé es un glotón agradecerás poder alimentarle sin tener que parar, sobretodo en viajes largos.

En sexto lugar, sacaleches. Si eres madre trabajadora y estás alimentando a tu bebé con leche materna y no quieres dejar de hacerlo por tener que regresar al trabajo un sacaleches será tu gran aliado para poder hacer un banco de leche en tu casa. Te recomiendo que sea eléctrico y que tenga también función manual. En el futuro hablaremos sobre el banco de leche.

Y en último y séptimo lugar, paciencia. Esta es gratis así que no dudes en usarla a raudales. No debemos olvidar, sobre todo si somos padres primerizos, que todo es nuevo para el bebé y también para nosotros aunque tengamos más hijos. Cada bebé es distinto y por eso muchas cosas que nos funcionaron con el anterior no nos funcionarán con el recién llegado. Así que mucha paciencia y a disfrutar de la experiencia todo lo que podáis. Eso sí, no os voy a engañar, fácil no es.

Un saludo, espero que te haya gustado. Cualquier duda puedes dejarla en los comentarios y hasta pronto.

Foto: Michel Mercier

7 objetos prescindibles para la crianza de tú bebé

3183975349_56cba50946_o

Basándome en mi experiencia en la crianza de mi hija te voy a comentar mi lista de 7 objetos completamente prescindibles para la crianza de tu bebé. Mi hija tiene 3 años y 5 meses y aunque siempre será mi bebé ya ha dejado atrás esa etapa por lo que mirando atrás y analizando las cosas que hemos comprado y nos han regalado me he dado cuenta que el dicho popular de que tener un hijo es muy caro no le falta razón pero en muchas ocasiones nos dejamos llevar y eso que las cosas destinadas a los bebés y su crianza no son nada baratas.

Empecemos:

En primer lugar, lo juguetes musicales. Todo juguete que haga ruido o tenga música debería estar prohibido, no porque sea malo para los bebes si no porque son la pesadilla de los padres, sobre todo para los primerizos. Bastante caos existe en los primeros meses de la llegada de nuestros bebés como para tener que estar pendientes de no pisar el muñeco de turno que con solo moverlo se pone a sonar una canción infantil cuando nuestro bebé se había quedado dormido.

En segundo lugar, el intercomunicador. Seamos realistas, la mayoría no vivimos en una mansión. Nuestros pisos parecen de juguete y las paredes de papel ayudan a oír a nuestro bebé cuando nos reclama. Ah! Que tú si vives en una mansión, vale. Personalmente no creo que dejes a tu bebé durmiendo en una habitación en el piso de arriba mientras tú estás haciendo tareas o descansando.

En tercer lugar, los tirantes para sus primeros pasos. La idea parece buena, no lo niego pero no lo veo, de verdad que no. Parece que en vez de ir con tu bebé de paseo vas con una mascota. Además, no tienen estabilidad suficiente y se desequilibran continuamente. En vez de acabar con lumbalgia acabarás con los brazos inservibles, es cuestión de valorar que prefieres.

En cuarto lugar, el calienta biberones. Con ese nombre parece que te va a salvar la vida pero no dejas de ser un cacharro inútil con un buen nombre. Al menos el que yo tengo tienes un medidor donde en función de la cantidad de líquido vayas a calentar te dice que cantidad de agua tienes que poner en el calienta biberones para que caliente el biberón. Te pongo en situación, 3 de la madrugada, tienes más sueño que el perro de un volatinero, escuchas el llanto de tu bebé, te levantas y te diriges a la cocina, esquivas la pata de la mesilla y el canto de la puerta de milagro, llenas el biberón y…lo metes en el microondas.

En quinto lugar, el esterilizador. Si eres de esos padres que tiene verdadero pavor a los microorganismos seguro que le das muchísimo uso pero si eres como el resto de los mortales, lavarás con agua y jabón y de vez en cuando lo hervirás a la antigua usanza o si eres más moderno lo lavarás en el lavavajillas.

En sexto lugar, La bañera de plástico rígido. Es un estorbo como una catedral de grande. Cuando no estás bañando a tu bebé lo tienes que sacar de la ducha para poder ducharte tú, si tu pareja se está acicalando lo tiene que sacar del baño para tener espacio, así que al pasillo. Cuando ya no lo utilizas con tu bebé pero por si acaso te animas a tener otro hay que guardarlo, pero ¿dónde? No nos olvidemos del detalle de que nuestro piso parece una casita de muñecas. En mi caso compramos una bañera hinchable, más económica e infinitamente más almacenable y además te sirve cuando te vas de viaje.

Y ya por último y séptimo lugar, la hamaca. Da igual que se mueva sola, vibre o de vueltas como una noria en mi caso personal, mi hija no la hizo caso hasta que ha tenido 3 años y ¿sabes para qué? Para jugar con sus muñecas, si esas que cantan, lloran, piden pis y caca, tienen hambre y el copón bendito.

En fin, espero que te haya gustado y te haya arrancado alguna que otra sonrisa porque al fin y al cabo cada uno compra y usa lo que le da la gana.

Foto: Pedro Reyna

Adaptación al medio.

6544886059_86abce957d_o

Todos los seres vivos tenemos una característica en común, la capacidad de adaptación al medio en el que vivimos. Es una cuestión de supervivencia. Adaptarse o morir.

En el caso del ser humano fue así en una época ancestral para después quere dominar el medio a nuestro antojo para que él se adaptase a nosotros. Mira que somos vagos.

Está por ver que nos deparará el futuro este comportamiento, personalmente creo que nada bueno pero eso ya es otro tema.

Dicho esto, voy al grano. El ser humano se distingue por muchas cosas pero hay una que le define especialmente: la estupidez.

Ahora te cuento como lo he constatado. Yo vivo en el norte, cerca de Bilbao. Una de las zonas más lluviosas de todo el país, concretamente durante el pasado mes de febrero ha llovido 26 de los 29 días del mes. Obviamente no siempre llueve tanto pero es innegable que en el norte llueve mucho.

Pues bien, no consigo entender cómo es posible que prácticamente todos los parques infantiles estén a la intemperie, sin techumbre que resguarde a nuestros hijos e hijas mientras disfrutan de ellos tanto del agua como del sol. Porque si bien que estén mojados es molesto también lo es que quemen cuando están a pleno sol en verano (si, en el norte también sale el sol).

En mi localidad somos 100.000 habitantes aproximadamente y solo existe un parque infantil cubierto, muchísimos días del año llueve y por lo tanto los parques infantiles no cubiertos quedan en desuso y es totalmente insuficiente para el volumen de niños que hay. Las alternativas aunque son pocas las hay pero la mayoría de los padres acaban llevando a sus hijos e hijas a centros comerciales donde están resguardados de la lluvia y además del frío aunque esto último es lo de menos, jugando sin parar se lleva muy bien.

¿De verdad es tan complicado dotar de lugares de esparcimiento a nuestros pequeños? Y de paso facilitarnos un poco la vida a los padres y madres o es que estamos esperando al día en que podamos dominar el medio a nuestro antojo.

Foto de Nacho

La ayuda en la crianza de los superabuelos

Recuerdo que cuando era pequeño emitían en la televisión la serie de la Superabuela que tras recibir la descarga de un rayo obtiene superpoderes, se vuelve mega fuerte, ultra rápida, etc… y se dedica a luchar contra el mal y ayudar a sus conciudadanos.

Dejando aparte ciertas cosas pertenecientes a la ficción, puedo decir que estamos rodeados de superabuelas y superabuelos. Es cierto, parece que a menudo se nos olvida pero esas personas que nos educaron, que trabajaron para que no nos faltase de nada a día de hoy se desviven por cuidar de nuestros hijos e hijas, renuncian a su retiro más que merecido para ayudarnos en la crianza de nuestros pequeños. No lo voy a negar, es más tengo la obligación de reconocerlo, son una grandísima ayuda y debemos estarles agradecidos a pesar de que los malcríen en algunos aspectos.

No solo cuidan de nuestros hijos e hijas mientras trabajamos, los educan y les enseñan incluso mejor que lo hicieron con nosotros, principalmente por dos razones:

-tienen más experiencia.

-disponen de más tiempo.

Por ello debemos asumir que los tiempos han cambiado y adaptarnos a ellos. Tenemos que sentirnos afortunados porque nuestros hijos e hijas reciban educación, enseñanzas y amor de dos generaciones y no solo sus padres.

 

Es admirable la dedicación con la que muchos abuelos van a buscar al colegio a sus nietos, les dan la merienda, juegan con ellos y muchas cosas más. Parece que se les recarga la batería y les desaparecen todos sus achaques en el momento que pueden disfrutar de sus nietos, jugar con ellos, etc…

Por eso creo que es necesario que valoremos como padres, que nuestros padres no solo nos están ayudando a nosotros, sino a nuestros hijos regalándoles su bien más preciado, su vida.

Seamos más comprensivos y más humanos. Por nuestros hijos e hijas. Por un mundo mejor.