Iogolino suave y cremoso de Nestlé

wp_20161029_09_24_07_pro-2

Estoy muy contento por haber sido seleccionado de nuevo por Nestlé para que mi hija pruebe los nuevos sabores en esta nueva promoción por medio de Madresfera.

La semana pasada me llegó un paquete con productos de Nestlé para mi pequeña y tras probarlos durante unos días  estoy en disposición de emitir una opinión. Por supuesto esta opinión está basada en mi experiencia con mi pequeña y ya sabemos que cada pequeño es un mundo. En ningún momento estoy adornando mi valoración ni estoy haciendo un guiño a la marca. Estoy siendo sincero porque con la alimentación de mi hija no juego. Dicho esto os doy mi opinión sobre estos productos.

En dicho paquete se incluía:

– 2 IOGOLINO Natural (Cada pack 4x100g)

– 2 IOGOLINO Pera (Cada pack 4x100g)

– 2 Bolsitas IOGOLINO Plátano 90g

– 2 Bolsitas IOGOLINO Manzana Fresa 90g

– 4 nuevo IOGOLINO Suave y Cremoso 3 tarrinas de Plátano y de Melocotón (Cada pack 6x60g)

– 4 nuevo IOGOLINO Suave y Cremoso 3 tarrinas de Fresa y de Frambuesa (Cada pack 6x60g)

Es de agradecer que haya variedad de sabores donde elegir y que no se hayan olvidado del sabor natural, que junto al de fresa y frambuesa son los que más éxito han tenido en el paladar de mi pequeña.

En cuanto a la textura es un acierto que no tengan trocitos de fruta para que la ingesta sea más fácil y cómoda. Cuando hemos probado yogures con trocitos el fracaso ha sido absoluto, a mi hija le incomodan los tropiezos y se niega a seguir comiendo.

En cuanto a los sabores, son suaves y cremosos. yo también los he probado y me han agradado, no tienen acidez y tampoco dejan ese regustillo desagradable que te hacen beber un poco de agua para quitarlo. Si bien es cierto que no es lo habitual si lo he notado con algunos sabores de otras marcas.

Aunque esto dependerá de cada niño, creo que la cantidad de cada envase es la adecuada para complementar la merienda. Personalmente todo un acierto porque evita que tengas que insistir para que lo acabe y también porque evita que tiremos comida que ya sabemos que es un bien escaso para muchas personas. En el caso de los críos el dicho “ande o no ande, caballo grande” no siempre es lo más acertado.

Una de las cosas que más valoro es que no requieren de frío para su conservación por lo que son ideales para llevar de excursión, a la playa, etc…con toda tranquilidad.

Las bolsitas de Iogolino ya las probamos en la anterior promoción y repito con la valoración pinchad aquí si queréis saber más.

En resumen:

* Variedad de sabores. Puntuación: 4

* Textura.Puntuación: 5

* Sabor.Puntuación: 4

* Facilidad de transportar y llevar fuera de casa.Puntuación: 5

En esta promoción patrocinada por Nestlé y Madresfera hemos sido seleccionados 100 bloggers con temática sobre maternidad/paternidad por lo que es una buena ocasión para que os forméis una opinión sobre estos productos, encontrareis el resto de opiniones con el hastag #MomentosIogolino y por supuesto también aquí dejando un comentario que os reponderé encantado. Si os resulta más cómodo por mis redes sociales estaré encantado igualmente.

Un saludo y espero que os resulte útil este post.

P.D: Una pena que no podamos visitar la fábrica de Nestlé en La Penilla (Cantabria).

Evitemos la muerte de nuestros pequeños

Hoy os traigo una campaña de petición de firmas que afecta de forma directa a nuestros pequeños, esas personitas por las que sacrificaríamos nuestra propia vida y no es otra cosa la que está en juego, es su vida. Estoy suscrito a la plataforma www.change.org y hace unos minutos he visto esta campaña en la que Elena y Fernando cuentan como su hijo perdió la vida por los daños causados en un accidente de tráfico a pesar de haber sido cautos tomando las mejores medidas de seguridad para su pequeño. Lo llevaban en una silla inadecuada que eligieron recomendada por clubes automovilísticos y asociaciones de consumidores.

Con esta campaña reclaman el apoyo de tu firma para que se modifique la ley y sea obligatorio que nuestros pequeños viajen en sillas a contramarcha hasta los 4 años y no hasta que pesen 9 kilos. En Noruega así lo hacen y no ha fallecido ningún menor de 4 años en estas circunstancia. ¿Casualidad? Yo no lo creo.

Dejemos de lado los intereses económicos, las molestias que pueda causarnos a nosotros o a los fabricantes, centrémonos en lo único importante:

La seguridad de nuestros pequeños.

No más muertes como la de nuestro hijo, obligatoriedad de las sillas a contramarcha