Medir las consecuencias de nuestros actos

tiempo-brasero

 

Somos insolidarios  y trepas. ¿Qué tu no? Me alegro si no lo eres, pero comprobemos si es cierto lo que piensas.

Te preguntarás que tiene que ver la foto de la cabecera con mi afirmación, pues tiene que ver todo. La gente que hace fotos del atardecer, del diluvio o de la helada que hay en su pueblo o ciudad y después las envía a los medios de comunicación a cambio de una mención al publicar su foto no hacen otra cosa que destruir puestos de trabajo. Concretamente de los fotógrafos que en estos momentos están en peligro de extinción en las plantillas de los medios de comunicación.

Si señoras y señores, son ustedes unos desconsiderados para/con estos profesionales. Sois parte implicada en la destrucción de sus puestos de trabajo y no tenéis excusa. No mires para otro lado, piénsalo bien, los medios de comunicación han encontrado en la vanidad de sus teleespectadores un filón de oro, con un simple smartphone realizan una foto del cielo despejado, de la playa o del monte donde viven, son fotos bonitas no cabe la menor duda y además gratis que pueden utilizar en cualquier momento puesto que los autores las han enviado voluntariamente o lo que es lo mismo las han regalado. De esta forma los medios de comunicación se ahorran los gastos que conlleva contratar a profesionales para hacer el trabajo. Menudo chollo!!!

Mientras tanto los fotógrafos que trabajan para los medios de comunicación se han quedado prácticamente sin trabajo, ahora salvo alguna rara excepción solo encuentran trabajo donde no llegan estos teleespectadores. Zonas de guerra, catástrofes naturales, etc…

¿Realmente os valorais tan poco como para regalar vuestras fotos por el simple hecho de que vuestro nombre salga 1 segundo en la televisión? ¿De verdad valoráis tan poco el trabajo de los fotógrafos profesionales? ¿Os gustaría que os sucediese lo mismo en vuestro trabajo?

Me encantaría que dejaseis vuestra opinión en los comentarios.

 

Reto 2017

what-do-you-wish

esto no es un post de propósitos únicamente para el año que vamos a estrenar, sino para los años venideros. Algo así como una declaración de intenciones para el resto de mi vida.

No es nada del otro mundo, lo sé, pero a base de reflexionar en que punto está mi vida y meditar que cosas anhelo, deseo vivir y disfrutar he llegado a una conclusión muy evidente: si quiero algo debo esforzarme para conseguirlo. Si, es bastante lógico y como digo muy evidente pero la monotonía me ha llevado a no moverme de mi “zona de confort” eso que tanto se oye desde hace algún tiempo.

No sé quizás tenga algo que ver que en breve estaré a solo un año de la cuarentena o quizás simplemente necesite un cambio para sentirme más vivo. No lo sé pero lo quiero averiguar.

El que mucho abarca poco aprieta así que he decidido centrarme en 3 cosas.

Fotografía/Youtube

Desde que era un chaval me ha gustado la fotografía pero nunca tuve el valor de tomármela en serio y cuando tuve la oportunidad la dejé escapar. Por eso me he propuesto realizar un 52 semanas. También quiero tomarme más enserio mi perfil de instagram, aprovecho para dejaros mi usuario por si os apetece echar un vistazo @Mr_cavia. No me refiero a publicar más sino con más calidad.

Salud

Necesito cambiar hábitos y aunque no soy una persona que le fascine el deporte me tengo que poner con ello. Mi reto personal va a consistir en resistirme al sofá + portátil y practicar 15-30 minutos de deporte todos los días. Como no tengo la posibilidad de irme al gimnasio o a correr he optado practicarlo en casa, además de esta forma mi hija Haizea puede unirse al plan hacerlo más divertido. También considero que es un buen ejemplo para ella que le vendrá muy bien en el futuro.

Familia

Ufff, que puedo decir que ninguno hayáis pensado en vuestra situación personal. Pasar más tiempo con mi chica y mi pequeña, pero no me refiero a estar con ellas sino a disfrutar de ese tiempo juntos. Compartiendo y sobretodo disfrutando.

Al finalizar el año tendemos a analizar que tal nos ha ido este año que dejamos atrás además al coincidir con el periodo navideño invita más a ello.

Ponemos las cosas buenas y las cosas malas que nos han sucedido y hacemos balance. Creo que todo el mundo lo hace y porque no decirlo, es bueno que lo hagamos porque eso nos sirve para tratar de mejorar en el año entrante. Pero, al menos en mi caso, me cuesta valorar todas esas cosas buenas que he conseguido, sobretodo las que no son materiales.

Por ejemplo, mantener el contacto con ese amigo que vive lejos o esos momento de felicidad vividos con tu pareja. Por alguna razón, que no alcanzo a entender, tendemos a centrarnos en lo malo. En las discusiones, en los problemas laborales o familiares, en aquél día en las vacaciones que no pudiste hacer lo que tenías planeado.

Creo que centrarnos tanto en lo negativo nos impide ver y disfrutar de lo positivo y eso es realmente lo que quiero cambiar a partir de ahora. Quiero evitar que si me voy de fin de semana con mi chica y mi hija, y por ejemplo pincho una rueda esa anécdota sea el centro de la experiencia porque me ha costado tanto cambiar la rueda, hemos llegado más tarde al destino de lo que teníamos planeado, bla bla bla. Tengo que aprender a convertir ese tipo de percances en algo positivo, en este ejemplo verlo como un rato donde entre mi chica, mi hija y yo hemos cambiado la rueda, nos hemos puesto las manos negras y si ha habido suerte nos hemos reído a carcajadas.

Al fin y al cabo los planes están para romperlos y tratar de disfrutar de las sorpresas que nos depara la vida.  Así que comienza mi gran reto para el 2017 y más alla!

¡Feliz año nuevo!