Navidades, regalos e ilusión.

DSC04160

A pesar de lo sucedido en estas navidades y que os conté en el anterior post (podéis leerlo pinchando aquí ) también he disfrutado de momentos maravillosos. Como en la mayoría de los hogares, sobretodo en los que hay niños, las navidades representan ilusión. Por diversos motivos, cada uno tiene su preferido y van desde reunirse con la familia hasta la ilusión de abrir los regalos pasando por esa sensación de magia que inunda las calles iluminadas con la decoración típica de estas fiestas. Para unos es una época de reafirmar su fe en su religión y para otros es una celebración más mundana pero no por ello menos especial puesto que está rebosante de calor humano.

No quiero decir que sea maravilloso para todo el mundo porque muchísimas familias lo están pasando fatal (no solo en navidades) pero es una época en la que la solidaridad aflora en los seres humanos y tratamos de aliviar los pesares de aquellos que tenemos más cerca y si es posible también de los que no lo están tanto. En fin que a pesar de la situación que estamos viviendo en estos tiempos espero que todos hayamos podido esbozar al menos una pequeña sonrisa con algún gesto entregado o recibido de las personas que nos rodean.

Todos sabemos que en un hogar con niños el momento más especial, esperado y emotivo es cuando hay que abrir los regalos. Madre mía que momento más rebosante de energía, que nervios, que de todo!!

Todos aquellos que me seguís sabéis (y si no os lo cuento yo) que soy del País Vasco y eso nos da el privilegio de tener dos días de regalos, una cuando el Olentzero visita nuestros hogares y otra cuando lo hacen los Reyes Magos. Ya sé que en muchos hogares del resto del país también les visita Papá Noel pero a diferencia del Olentzero no tiene cabalgata así que a pesar de ser más guapo y estiloso tiene menos nivel jejeje!!! Si queréis saber más sobre el Olentzero visitad el blog de mi paisana Nagore donde lo explica a las mil maravillas Leyendas Bizkainas el Olentzero.

Como muchos sabéis Haizea cumplió 15 meses el 9 de enero así que podemos decir que estas navidades ha sido consciente de esas cosas envueltas en papel de colorines que llaman mucho la atención. Del porque aparecen debajo de un árbol y todo lo demás estoy seguro de que no pero ella ha disfrutado como lo que es una niña y ha pasado unos nervios rompiendo los envoltorios que no os hacéis idea. Ha puesto caras de sorpresa y expresado sus nervios e ilusión con gestos y risas nerviosas que han sido una delicia para nosotros, en fin que se me cae la baba jejeje!!

Como os he comentado antes tanto el Olentzero como los Reyes Magos desfilan por las calles de nuestra ciudad y a pesar de querer llevar a Haizea a ver los dos no pudo ser. La climatología nos chafó el del Olentzero viento y lluvia son una combinación desastrosa sobre todo con niños tan pequeños. Si vimos el de los Reyes Magos por que aunque hizo mucho viento no llovió. Lo cierto es que Haizea vió la cabalgata como quien mira pasar el autobús, a pesar de las luces, los caramelos y el confeti no la hizo apenas ilusión, solo cuando pasó la batukada con sus tambores que movía las manos y el culete intentado seguir el ritmo. Aún es pequeña así que habrá que esperar al año que viene para que lo disfrute más, de momento os dejo algunas fotos como lo hemos vivido este año, deseo que os gusten.

DSC04252

DSC04277

DSC04278

DSC04288

DSC04316

¿Que regalar a un bebé de 12 meses?

DSC03907_cropped

Como ya sabéis el 9 de octubre Haizea cumplió un añito de vida y eso hay que celebrarlo por todo lo alto. El caso es que yo no tenía mucha idea de que la podíamos regalar, todo lo que se me ocurre es para cuando sea más mayor.

De todas formas es complicadísimo elegir un juguete para los bebés de edades tan temprañas pero que ya se están soltando a andar, intentan encajar cosas como por ejemplo la tapa del bibe. En fin que al final la responsabilidad recayó en Natalia y ella toda contenta porque tenía muchisima ilusión por regalarle un quad a la peque. Me decía que como ella no tubo de esas cosas de pequeña que le hacía ilusión poder dárselas a Haizea, eso sí siempre que se pudiese no por cabezonería.

El caso es que nos dirigimos a Toysrus que la tenemos enfrente de casa decididos a comprar un quad. Estuvimos en la zona de niños más pequeños pero no encontrábamos quads, si correpasillos de varios tipos pero quads ni por asomo, así que le preguntamos a una dependienta y para nuestra sorpresa nos dijo que solo había lo que teníamos delante.

Me quedé con la mosca detrás de la oreja y le dije a Natalia, “espera vamos a mirar por la zona de los mayores” y tatachán!!! una docena de Quads en una balda enorme y debajo otra docena de coches deportivos, el sueño de cualquier bebé, sobretodo si es presumido.

Tras estar varios minutos observándolos y valorando las fichas  técnicas elegimos tres modelos, los bajé de la balda y Natalia fué montando a Haizea en cada uno de ellos. Uno lo descartamos nosotros porque lo vimos bastante pequeño para Haizea. De los 2 restantes ella sola se decanto por uno, quizás por los colores o vete a saber por qué pero el caso es que lo eligió y ya lo ha estrenado. Las pegatinas no las ha perdido que el quad solo alcanza 2 km/h, es que con las prisas por estrenarlo aún no se las he puesto.

P1050536 P1050535 P1050534

En la primera toma de contacto que tuvo Haizea con su nuevo quad me quedé muy satisfecho. La batería tiene bastante aguante, hicimos 2,5 kilómetros y no mostró signos de fallecer. El pedal del acelerador no ofrece una resistencia excesiva para un bebé de un año, si me apuras con el propio peso del pie al posarlo actúa el acelerador.

Y por último, aunque yo no lo tuve en cuenta y puedo decir que la suerte ha estado de nuestro lado, cuando Haizea se cansó de ir montada se empeñó en ir empujándolo y no le resultó dificil. La imagen de mi hija empujando el quad como si la batería la hubiese dejado tirada no se me borrará de la mente.

Y vosotr@s ¿que regalasteis a vuestros bebés cuando cumplieron un añito?

Su primer peluche.

P1050274

Cada bebé tiene su historia y parte de su historia la forma su primer peluche. Recuerdo que antes de que Haizea naciese y con lo ilusionados que estábamos su amatxu y yo, imagino que como la mayoría de los padres, le íbamos comprado cositas. Que si unos bodies, que si unos pijamitas….y también su primer peluche, que no fué otro que un elefante manta.

Habíamos leído y también nos habían comentado que era recomendable que su amatxu durmiese con el peluche para que poco a poco lo fuese impregnando de su olor y de esta forma cuando Haizea lo oliese le haría sentirse segura y sería más fácil que durmiese en la cuna. Esto no funciona siempre y para muestra nuestra hija no se dejaba engañar, vas a comparar a su amatxu con un peluche…anda ya!!

Aún así es recomendable intentarlo por si funciona, además tambié deberían hacerlos los padres puesto que el bebé percibe la protección por parte de ambos progenitores. Un peluche con el olor de su ama y otro con el de su aita.

Bien retomando el tema, nosotros le elegimos su primer peluche con mucha ilusión pero Haizea hizo su elección propia. Un día fuimos a la farmacia a recoger una vacuna que le tenían que poner y una amiga que trabaja allí la regalo un pingüino de peluche.

Madre mía que excitación nada más verlo, le pegó unos achuchones, unos mordiscos y unos meneos que nos quedamos alucinados. Haizea no dejaba su pingüino ni a sol ni a sombra, con él al fin del mundo, eso sí sin él no había forma de ir a ningún sitio sin oír su llanto contínuo.

P1050268P1050270

Así que comprobando que salíamos de casa con el pingüino todo iba estupendamente pero claro con tanto trajín el pobre peluche ya presentaba signos de desgaste y lesiones debido al uso intensivo por parte de Haizea. Esto nos hizo regresar a la farmacia y preguntarles que había que comprar para conseguir otro pingüino y en ese preciso instante apareció por allí la ley del tal Murphy ese, que por cierto cada día me cae peor el tío, y nos dijeron que no les quedaba ninguno. Yo no nos ví las caras pero debimos poner un careto  de asustar porque se ofrecieron automáticamente a llamar al almacén y al laboratorio de la empresa que los regalaba a ver disponían de alguno. Con los dedos cruzados estuvimos esperando una llamada de la farmacia que nos dijese que podíamos ir a recoger el peluche y afortunadamente aumento la familia, pero no con un pingüino más sino con dos. Otra amiga que trabaja en otra farmacia se había enterado de nuestro problema y nos consiguió otro peluche.

P1050265

Desde aquí Lorena y Vero, muchísimas gracias!!!!

Un consejo si veis que vuestro bebé tiene especial predilección por un peluche, comprar otro de reserva, seguro que disfrutaréis de más tranquilidad si se le pierde o si hay que retirarlo por su mal estado.