Medir las consecuencias de nuestros actos

tiempo-brasero

 

Somos insolidarios  y trepas. ¿Qué tu no? Me alegro si no lo eres, pero comprobemos si es cierto lo que piensas.

Te preguntarás que tiene que ver la foto de la cabecera con mi afirmación, pues tiene que ver todo. La gente que hace fotos del atardecer, del diluvio o de la helada que hay en su pueblo o ciudad y después las envía a los medios de comunicación a cambio de una mención al publicar su foto no hacen otra cosa que destruir puestos de trabajo. Concretamente de los fotógrafos que en estos momentos están en peligro de extinción en las plantillas de los medios de comunicación.

Si señoras y señores, son ustedes unos desconsiderados para/con estos profesionales. Sois parte implicada en la destrucción de sus puestos de trabajo y no tenéis excusa. No mires para otro lado, piénsalo bien, los medios de comunicación han encontrado en la vanidad de sus teleespectadores un filón de oro, con un simple smartphone realizan una foto del cielo despejado, de la playa o del monte donde viven, son fotos bonitas no cabe la menor duda y además gratis que pueden utilizar en cualquier momento puesto que los autores las han enviado voluntariamente o lo que es lo mismo las han regalado. De esta forma los medios de comunicación se ahorran los gastos que conlleva contratar a profesionales para hacer el trabajo. Menudo chollo!!!

Mientras tanto los fotógrafos que trabajan para los medios de comunicación se han quedado prácticamente sin trabajo, ahora salvo alguna rara excepción solo encuentran trabajo donde no llegan estos teleespectadores. Zonas de guerra, catástrofes naturales, etc…

¿Realmente os valorais tan poco como para regalar vuestras fotos por el simple hecho de que vuestro nombre salga 1 segundo en la televisión? ¿De verdad valoráis tan poco el trabajo de los fotógrafos profesionales? ¿Os gustaría que os sucediese lo mismo en vuestro trabajo?

Me encantaría que dejaseis vuestra opinión en los comentarios.

 

Anuncios

Adaptación al medio.

6544886059_86abce957d_o

Todos los seres vivos tenemos una característica en común, la capacidad de adaptación al medio en el que vivimos. Es una cuestión de supervivencia. Adaptarse o morir.

En el caso del ser humano fue así en una época ancestral para después quere dominar el medio a nuestro antojo para que él se adaptase a nosotros. Mira que somos vagos.

Está por ver que nos deparará el futuro este comportamiento, personalmente creo que nada bueno pero eso ya es otro tema.

Dicho esto, voy al grano. El ser humano se distingue por muchas cosas pero hay una que le define especialmente: la estupidez.

Ahora te cuento como lo he constatado. Yo vivo en el norte, cerca de Bilbao. Una de las zonas más lluviosas de todo el país, concretamente durante el pasado mes de febrero ha llovido 26 de los 29 días del mes. Obviamente no siempre llueve tanto pero es innegable que en el norte llueve mucho.

Pues bien, no consigo entender cómo es posible que prácticamente todos los parques infantiles estén a la intemperie, sin techumbre que resguarde a nuestros hijos e hijas mientras disfrutan de ellos tanto del agua como del sol. Porque si bien que estén mojados es molesto también lo es que quemen cuando están a pleno sol en verano (si, en el norte también sale el sol).

En mi localidad somos 100.000 habitantes aproximadamente y solo existe un parque infantil cubierto, muchísimos días del año llueve y por lo tanto los parques infantiles no cubiertos quedan en desuso y es totalmente insuficiente para el volumen de niños que hay. Las alternativas aunque son pocas las hay pero la mayoría de los padres acaban llevando a sus hijos e hijas a centros comerciales donde están resguardados de la lluvia y además del frío aunque esto último es lo de menos, jugando sin parar se lleva muy bien.

¿De verdad es tan complicado dotar de lugares de esparcimiento a nuestros pequeños? Y de paso facilitarnos un poco la vida a los padres y madres o es que estamos esperando al día en que podamos dominar el medio a nuestro antojo.

Foto de Nacho

Las cosas importantes de la vida

Para mí la vida es el conjunto de experiencias que vamos acumulando a medida que crecemos.

7027222521_299ae5da8b_o

Estas experiencias y vivencias nos van definiendo como personas y en consecuencia vamos eligiendo lo que queremos a nuestro alrededor, con que personas queremos compartir nuestra vida etc… Esto es un proceso en continuo desarrollo hasta que nuestra vida llega a su fin.

Durante el transcurso de nuestra vida hay momentos en los que se dan una serie de circunstancias que nos llevan a plantearnos cosas como:

¿Qué es lo importante en la vida?

¿A qué me gustaría dedicarme?

¿Quiero tener hijos?

Y probablemente un largo etc…

Sin duda uno de los momentos más importantes de mi vida fue cuando me convertí en padre. Los días alrededor a ese momento no dejaba de plantearme una cuestión tras otra. ¿Seré un buen padre? ¿Estaré a la altura? Y un largo etcétera que te puedes imaginar.

Pues bien desde hace unos días vuelvo a estar en uno de esos momentos de reflexión en los que te planteas algunas de esas cosas importantes. Te comento:

Recientemente en mi entorno, hemos tenido la mala fortuna de vivir lo que parece un caso de mala praxis. Todos los días mueren miles de personas entre ellos niños en todo el mundo, lo sabemos, nos resignamos a que sea así pero cuando te toca de cerca la cosa cambia y algo se despierta dentro de ti.

Es cierto que los médicos y resto de personal sanitario son humanos y pueden cometer errores y aunque no sea plato de gusto lo aceptamos pero lo que no se puede aceptar es que no se investiguen las causas de ese error, más allá de la búsqueda de culpables, simplemente para subsanar ese error y que no vuelva a suceder nunca más. Porque no hay necesidad de que otros padres tengan que sufrir la pérdida de su pequeña a la que no vieron cumplir los 34 meses de edad. Una vida intensa pero desgraciadamente muy corta.

Me deja perplejo la ausencia de responsabilidad en la mayoría, por no decir en todos, de los ámbitos que definen la sociedad en la que vivimos. Hay cientos de casos de corrupción, casos de emergencia social, casos de mala praxis en la medicina, en la abogacía, etc…

Personalmente no me puedo imaginar lo que tiene que ser perder a un hijo pero no puedo hacer como que no pasa nada. No quiero una sociedad superficial en la que nos convertimos en números y donde todo está bien mientras no me toque a mí o a los míos. Quiero vivir en una sociedad donde las personas tengan el valor que se merecen, la sociedad la formamos las personas, sin nosotros no existiría. No me resigno a no tener una sociedad más humana, y ¿tú?

Espero, que después de leer estas líneas, algo se haya removido en tu interior. Te plantees las cosas importantes de tu vida y te ayude a centrarte en ellas dejando de lado aquellas cosas que las enturbian.

Lo sé, no es fácil. Ni para mí mismo pero hay que intentarlo, no podemos conformarnos, hay que cambiar nosotros mismos para que lo demás cambie. No es un camino de horas, ni días, es un camino largo pero estoy seguro de que merece la pena disfrutar de él, paso a paso, minuto a minuto.

Este es el link de la campaña de petición que los padres de este angelito han abierto en change.org dónde puedes informarte más sobre este caso concreto (y apoyar con tu firma) aunque hay muchos más pero como os decía unas líneas atrás…paso a paso.

Imagen propiedad de : Lizette Gauthereau

Objetivo: VIVIR.

Esfuerzo

Aquellas cosas que anhelas son tu el reflejo de tus propias imperfecciones, son aquello que sabes que podrías haber conseguido pero que ni te molestaste en intentar conseguir.

Es cierto, ningún reto es fácil en esta vida, si lo fuese sería una mierda intentar conseguirlos y pasaríamos de intentarlo. Eso es lo que me ha pasado muchas veces en la vida, algunas cosas que me han llamado la atención en esta vida y hasta me han resultado muy interesantes e incluso intrigantes la he dejado atrás sin ni siquiera intentarlo por que he disfrutado de una vida acomodada en la que el sacrificio no tenía cabida en mi mente.

Tras una valoración guiada por la ley del mínimo esfuerzo he ido desestimando un objetivo tras otro. Creo que eso es lo que me ha llevado hasta el punto en el que me encuentro hoy, la decepción, conmigo mismo por no haber intentado tantas cosas que me apetecieron probar en algún momento de mi vida y que opté por no hacerlo, bien porque estimé que no merecía el esfuerzo que requería o bien por miedo ha hacer el ridículo. Hoy tengo más de 36 años y estando camino de los 37 me he puesto en marcha. Quiero cumplir objetivos, quiero superarme, quiero ser YO.

Siempre me ha gustado el cine, es algo que he heredado de mi padre, tenemos un don para abstraernos de lo que nos rodea, y recuerdo que una época de mi adolescencia que cada vez que salía del cine decir que quería ser lo que era el protagonista. Fuí a ver Stargate, pues que quería ser arqueólogo. Bad Boys, pues policía, etc…

El caso es que siempre tenía a alguien al lado que me decía que estaba tonto o que era un flipao y al final desestimaba ese objetivo.

He llegado donde estoy y no me arrepiento porque tengo muchas cosas que he deseado y en esta vida eso es de agradecer. Solo tengo un pero y es hacia mí mismo, haber tirado la toalla sin ni siquiera intentar conseguir aquello que me gustaba. Pero eso lo voy a cambiar.

Como os decía tengo 36 años pasados y tengo una pequeña que dentro de un par de meses cumplirá los 2 años y para ella son estas palabras:

Haizea, en esta vida podrás conseguir todo aquello que te propongas. Requerirá esfuerzo, no será fácil. El esfuerzo se consigue con entrega y sacrificio. El mayor esfuerzo es empezar a luchar por conseguir ese objetivo. Yo he tardado 36 años en aprender esto, espero que gracias a estas palabras tú lo aprendas antes.

Pelea, lucha y lo lograrás. Tú lo sabes. Yo lo sé.

¿Porque cuando salimos fuera decimos que somos de Bilbao?

Mapamundi_Bilbao_02

Yo soy de Barakaldo, un pueblo de cien mil habitantes y por tanto uno de los más conocidos de Vizcaya después de Bilbao, pero cuando salgo de mi tierra y me preguntan de donde soy instintivamente digo: de Bilbao.

Voy a tratar de explicaros el por qué lo mejor que pueda.

Partamos de la base de que lo que se conoce como Bilbao para nosotros es el Gran Bilbao y eso quiere decir que los pueblos que rodean a nuestra capital nos sentimos parte de él. Es importante saber que la ría divide Bilbao en dos margenes, la izquierda (históricamente obrera) y la derecha (pija de toda la vida). Por lo tanto Bilbao en sí es la unión física de las dos margenes.

También hay que tener en cuenta que el Athletic (por favor no es el Bilbao, vale) es el mejor equipo del mundo y eso une a las gentes y a los pueblos a la fuerza (el año que viene a la Champions!!) es algo que mamamos desde pequeños tanto o más que la leche de nuestras madres. Para que haceros una idea los que no sois futboleros, es el único equipo de la liga que jamas a tenido jugadores extranjeros y por si fuera poco fundamos el Athlético de Madrid en 1903 (incrédul@s pinchad aquí).

Como si de una trainera se tratase todos los vizcaínos y vizcaínas remamos a una por hacer de nuestra tierra valedora de alardes como la hospitalidad, el buen hacer, el buen comer y sobre todo el buen beber porque para nosotros no hay mejor forma de vida que compartir buenos momentos con nuestras amistades y eso incluye a los foráneos que vienen y se unen a nosotros a compartir nuestras tradiciones. Por eso llevamos enarbolado a Bilbao por bandera cuando salimos de nuestra tierra porque nos representa a tod@s.

También es cierto, que somos de carácter un poco brusco, quizás es porque como dice el dicho “en Euskadi se foll… poco” pero no conozco a nadie que haya venido a nuestra tierra y no se le haya acogido como uno más en la cuadrilla desde el primer momento como si fuese un amigo/a de toda la vida.

Para finalizar os dejo el enlace de youtube a esta bonita canción que refleja el sentimiento que tenemos los vizcaínos y vizcaínas por nuestra tierra y nuestro Gran Bilbao.

Bilbao y sus pueblos

Foto: blog.eltarrodeideas.com

¿Te apuntas al cambio?

 

 

Ayer, mientras trabajaba me puse los cascos y me conecté a youtube, puse en su buscador TED en Español y fui escuchando los videos que me aparecieron. Uno de ellos es el que podeis ver encima de estas líneas. Fué el que más me emocionó, el que en ese momento más valoré.

Y ¿sabeis porqué? pues porque en la mayoría de las historias que conozco de amigas y amigos y en las mías propias veo en común que cuando algo nos molesta le damos más importancia que todo lo que nos agrada. Cuando un amigo hace algo que te molesta somos capaces de olvidarnos de todo lo agradable que hemos vivido con él hasta el punto de dejar de ser amigos. ¿No es absurdo? Si es cierto que existen ocasiones muy concretas como la traición en cosas intocables pueden llevarte a eso pero no es lo habitual en nuestras vidas. Lo normal es que disfrutemos con la compañía de nuestros amigos y amigas, de nuestra familia y seres queridos. Lo normal es que pasemos momentos agradables y sobretodo que compartamos vivencias.

También me hizo reflexionar en una cosa, la importancia de la comunicación. Y cuando me refiero a comunicación no me refiero a ser como el locutor de radio macuto que dice mil palabras por minuto sino a comunicar sentimientos y emociones a esas personas que forman parte de tu vida. Me a recordado que necesito comunicar más y sobre todo que mi gente también necesitan que yo lo haga.

Así que a partir de hoy me he propuesto cambiar mi actitud y ser feliz, positivo, comunicarlo y cambiar de cara.

¿Te apuntas al cambio?

Comportamiento ecológico (I)

290958364_f81d1ccb3f_z

Desde que tengo uso de razón he tenido mucho respeto y admiración por la naturaleza. Siempre he tenido mucho contacto con ella de diferentes formas, bien disfrutando de un día de playa, de pesca o haciendo deporte. Y recuerdo desde pequeñito que mi padre siempre llevaba una bolsa de plástico plegada en el bolsillo, “nunca se sabe que te puedes encontrar” y razón no le faltaba, aunque quizás se refería más a encontrar caracoles o  un setal. Lo cierto es que recuerdo que en muchas ocasiones acabábamos llenando la bolsa con basura que nos íbamos encontrando por el camino.

Hubo una época, sobre los 5 años, que cuando llegaban las vacaciones pasábamos todo el mes en una playa en cantabria, disfrutábamos de la playa entresemana pero el fin de semana, al igual que todas las playas imagino se masificaba. Era una playa grande con lo cual seguíamos disfrutando del mar, la arena, etc… Pero cuando llegaba el domingo, a última hora de la tarde, la playa, se quedaba vacía de personas pero llena de bolsas de plástico, latas, servilletas, vasos de plástico y un largo etcétera. Es una estampa que se me grabó en el cerebro a fuego. Me indignaba y me entristecía a partes iguales ver como la gente arrasaba con un paisaje espectacular, sin valorarlo siquiera. El lunes durante todo el día nos dedicábamos a recoger toda aquella basura y llevarla a los contenedores, al principio mis padres y yo, después cada vez más gente de la que disfrutaba permanentemente la playa se unían a recoger con nosotros. Hablaban y cambiaban impresiones con mis padres, yo era un crío y pasaba de conversaciones serias jejeje!!!

Así año tras año, verano tras verano, y cada vez era más gente la que se preocupaba por que la playa estuviese limpia, me siento orgulloso de haber formado parte de aquellas personas que se organizaron para hacer lo correcto y porque me enseñaron que para hacer lo correcto solo es necesario comenzar a hacerlo, lo demás viene solo.

Te he contado esta anécdota de mi vida porque en muchas ocasiones cuando llevamos a nuestros hijos e hijas a los parques y están sucios nos quejamos por ello pero lo dejamos como está, en muchos casos nuestros pequeños juegan teniendo la basura al lado con lo fácil y sobretodo útil que es recogerlo y tirarlo a la papelera.

Hoy solo serás tú el que lo recoje, mañana ya no estarás solo.

Foto: Parque do Ibirapuera por tadeupereira Bajo licencia de atribución creative commons.